Mons. Reig Pla celebró la Eucaristía del 25 aniversario

El domingo pasado, día 21 de junio, tuvo lugar en el Centro Misionero de Loeches, la celebración del 25º aniversario de la inauguración de dicho Centro Misionero.

La jornada se desarrolló en un clima familiar y festivo. Fue una ocasión de encuentro entre varias generaciones. Contamos con la presencia de misioneras, misioneros y matrimonios que estuvieron presentes desde los inicios de este Centro.
Ha sido un día de encuentro gozoso y festivo en familia, con una organización en tres momentos: el pasado, el presente y el futuro.

El momento de la comida fue muy fraterno. Aunque no fue como la gran paella de la Ordenación sacerdotal de los 16 misioneros, hace 25 años, hemos contado con dos paellas enormes y de una calidad óptima.

Concluimos la jornada con la celebración Eucaristía presidida por Mons. Juan Antonio REIG PLÀ, Obispo de Alcalá de Henares, y concelebrada por once sacerdotes, de la Fraternidad Verbum Dei y de la diócesis, acompañados de un diácono.

1. Comenzó su homilía expresando su agradecimiento y gratitud hacia el “Verbum Dei”. Incluso compartió con nosotros cómo conoció a la comunidad en Valencia. Hizo una pequeña reseña de fe releyendo esta historia. Dios actúa a través de los acontecimientos: Jaime Bonet, los Corsini, el párroco de Velilla, las misioneras… Pero más allá de todo, está la mano providencial de Dios que permite que todo esto suceda. Así fue toda la primera parte de su homilía: la providencia de Dios.

2. En la segunda parte habló de cómo Jaime Bonet supo responder a la “Dei Verbum” (Constitución dogmática del Vaticano II, sobre la divina revelación), en un contexto en el que se enseñaban las verdades de la fe y el catecismo. La gente se aprendía el catecismo, pero faltaba el contacto con la Palabra de Dios. Jaime constató aquella necesidad e intentó responder con todas sus fuerzas.

3. En medio de las dificultades que ha habido - pues 25 años son largos -, Dios siempre ha estado allí. Partiendo de las palabras de san Pablo en la segunda lectura: «Por tanto, no valoramos a nadie por criterios humanos. Si alguna vez juzgamos a Cristo según tales criterios, ahora ya no. El que vive con Cristo es una creatura nueva. Lo viejo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.» (2Cor 5,14-17), nos ha invitado a encontrar una clave de lectura de estos años de historia que conmemoramos. Se trata de ver con ojos nuevos la multitud de gente que ha hecho posible la construcción de este centro, para descubrir que en todos ellos la mano providente de Dios que actúa en medio de una comunidad con una radicalidad de vida evangélica y recurso materiales. Nuestro carisma, siguiendo la Constitución conciliar “Dei Verbum”, se centra en la Palabra de Dios, que se encuentra en la Escritura y la Tradición de la Iglesia.

Comentando brevemente el Evangelio del día, hizo mención a la invitación que Cristo le hizo a sus discípulos: «Vamos a la otra orilla». Cristo nos invita a pasar a la otra orilla. A parte de tener un sentido geográfico, es también para nosotros hoy una invitación a pasar a la orilla de la vida eterna que da sentido a toda nuestra vida. De lo contrario, estamos abocados a la muerte. Y carecería de sentido traer hijos al mundo para que caminen hacia la muerte y el sinsentido.

Evocando la primera lectura, Job, ante su sufrimiento e infortunio, litiga con Dios y le dice que hubiera sido mejor para él haber muerto. Pero el Señor le hace unas preguntas que muestran su omnipotencia y le hace ver su pequeñez ante la grandeza de la obra de Dios. Él le puso los límites al mar.

En el Evangelio, Jesús manifiesta el mismo poder de Dios, calmando la tempestad con la fuerza de su palabra: «Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: ¡Silencio, cállate! El viento cesó y vino una gran calma » Su palabra hace lo que dice. Es una palabra performativa.

Con nuestra ancla fija en la otra orilla, podemos navegar en medio de todas las tempestades sin el riesgo de que nos hundamos, por muy violentos y recios que sean los vientos contrarios. ¡No seamos cobardes ante las tempestades de la vida!
Agradezco de corazón a los hermanos y hermanas de la fraternidad que han tenido esta iniciativa tan acertada. Y también, a mi hermano de comunidad que me lo recordó y me brindó la posibilidad de poder participar.

Hizo una mención importante del Instituto Teológico. No es algo accidental. Al no haber encontrado en las distintas facultades de la Iglesia, dos elementos muy importantes de nuestros carisma: la Palabra de Dios y el impulso misionero, creamos nuestro Instituto Teológico, que está afiliado a la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma.

Otro detalle importante fue la persona del Cardenal Suquía, Arzobispo de Madrid. Ha sido un gran instrumento de la providencia, sin el cual, no hubieran sido posibles muchas de las realizaciones que hoy vemos en la Fraternidad Misionera “Verbum Dei”.

Finalmente, nos ha exhortado a ser fieles a la Iglesia para vivir fielmente nuestro carisma y llevar a cabo nuestra misión.

P. Teodoro Lorá Camó

25 años Centro Misionero "Verbum Dei"

El día domingo 21 de junio, nos dimos cita toda la familia Verbum Dei Madrid-Loeches para celebrar con alegría nuestro veinticinco aniversario de fundación del Centro Misionero Verbum Dei Loeches.

Inspirados por las palabras de nuestro actual Papa Francisco: «Vivir el pasado con agradecimiento, el presente con pasión y el futuro con esperanza», la misionera Pilar Fiol nos introdujo el día invitándonos a reconocer estos 25 años como el milagro de la acción de Dios, que ha puesto en marcha a muchas personas para hacer posible la construcción de este centro de formación espiritual e intelectual. Donde se han formado y se seguirán formando a muchos misioneros que siembren la semilla del Evangelio de Cristo en muchos rincones de la tierra, y hagan surgir la esperanza en este mundo.

Posteriormente, disfrutamos de una visita guiada, que hemos llamado “puertas abiertas”, por diferentes sitios representativos del pasado, del presente y del futuro de este centro. Concluimos la mañana degustando una deliciosa paella en el jardín de la casa de espiritualidad y compartiendo con toda la familia.

Continuamos la tarde con el esperado bingo solidario, que fue previamente motivado con entusiastas palabras de P. Bernardo, quien nos explicó, a su vez, la intención de los fondos económicos recaudados con este juego: apoyar la formación de los misioneros estudiantes de nuestro Instituto teológico. Este momento lúdico fue agradablemente amenizado por nuestros presentadores Violeta, Esteban y Paco, además de la intervención de nuestras hermanas del curso de formación quienes nos mostraron su talento artístico bailando una estampa internacional. Así mismo, escuchamos una bella interpretación de unas poesías de P. Jaime Bonet, nuestro querido fundador.

Finalmente, terminamos este día dando gracias a Dios por la fidelidad de nuestros hermanos misioneros P. Henrique y P. Carlos Mario, que junto con otros misioneros, este año también cumplen su vigésimo quinto aniversario de ordenación sacerdotal. La Eucaristía fue presidida por nuestro querido Pastor Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de nuestra diócesis de Alcalá de Henares. Agradeció nuestra presencia en esta diócesis y nos exhortó a seguir siendo fieles a las enseñanzas de nuestra madre Iglesia, así seguiremos sembrando esperanza por generaciones.

 

25 años "Centro Misionero VD Loeches"

 

Cumpleaños de P. Jaime Bonet 2015

Hoy, 21 de mayo, nuestro querido fundador P. Jaime Bonet cumple 89 años. Para festejarlo hemos estado en Loeches un grupo de misioneros, misioneras y matrimonios de la Fraternidad Verbum Dei, muchos laicos de la Familia y su querida sobrina María que vino desde Mallorca para no perderse este día.

Celebramos la Eucaristía que presidió P. Pedro su fiel compañero de comunidad, en la que nos contó alguna anécdota vivida con Jaime y nos invitó a todos a ser como San Pablo fieles testigos del Evangelio desde donde estamos cada uno.

Luego nos esperaba un banquete donde tuvimos un bonito compartir fraterno y pudimos cantarle el cumpleaños y las mañanitas a Jaime.

¡Gracias Jaime por tu presencia entre nosotros! Gracias porque desde tu silencio nos animas a continuar siendo fieles a nuestro carisma y misión de ser Eucaristía viva para todos en el amor y el dolor!

 

Cumpleaños de P. Jaime Bonet

 

Tu VIDA es Más. ¡VIVE!

Hola soy Edgar,

hace algo más de un mes pensé que era yo quien decidía darle un nuevo rumbo a mi vida y terminé una relación muy destructiva de 9 años. Me fui con lo puesto. Después de eso mi vida ha estado cambiando a un ritmo que ni yo logro seguirlo. Hace más de una semana me llegó un WhatsApp con una invitación a una convivencia al Verbum Dei, yo ya había asistido a alguna hace muchos años así que pensé que sabía de qué se trataba y después acepté.

Fue como si todos hubieran estado esperando ese momento y empezaron a llover propuestas como: yo te llevo, yo te traigo, cuánto cuesta y yo la pago. No me quedó más que aceptar. Además peor de lo que estaba, no podía estar. Así que me organicé, cogí mi Biblia (que tengo desde hace muchos años, pero está nueva), y me dispuse a pasar un fin de semana "boleando" versículos, escuchando charlas, y me hice mi plan para ponerme en paz con mi conciencia, con Él, con ella y con los que más pudiera.

El viernes por la tarde tuvimos apenas tiempo para presentarnos y responder a: ¿Por qué estás aquí? yo les solté mi rollo de todo el "plan" que tenía y todos tan contentos.

El sábado por la mañana comenzó una charla acerca de un Dios que era mi padre, uno que me quería como la primera vez y como la última que nos habíamos hablado. No lo podía creer, la sensación era como la de la primera vez, igual. Después de todos estos años, y después de todo lo que había hecho. Porque esta vez venía de lejos. Pero era como la primera vez. Igual. Así que no me quedó más que romper todo el "plan" que había elaborado pasarme al asiento de atrás y escuchar. Era todo igual, (con el dolor de estómago y todo). Menos mal llegamos a la comida y durante la tarde me propuso si quería volver a hacer parte de su familia, en realidad yo siempre había sabido que esa era mi familia, porque todos en el fondo sabemos dónde pertenecemos, por muy lejos que vayamos, si no volvemos es solo vacío e infelicidad.

A ese punto fue todo perdón, un abrazo y el sacramento de la reconciliación. Acepté con toda la humildad que pude y lloré, porque no pensaba de merecer todo eso. Entonces sentí como volver a casa de un largo viaje. En ese momento hubiera querido ponerme mis pantuflas y decirles a todos que estaba en mi casa.

Pero era tarde, habían organizado una fiesta porque habíamos vuelto todos a ser parte de la misma familia, y celebramos juntos.

Éramos muy diferentes, había de todo: nenes, parejas, hombres, mujeres, chicos y chicas de muchos lugares y de muchas edades. Pero teníamos una cosa en común que celebrar.

Como si fuera poco, teníamos el evento de fondo, la verdadera celebración, hicimos juntos una misa y comimos todos del mismo pan y luego a dormir.

El domingo, la pregunta era ¿pero, porque no? qué cosa es que te impide aceptar todo esto para toda tu vida, fue como un cubo de agua fría, porque yo sé las cosas que me impiden ser feliz, lo he sabido siempre. El problema era como quitarlas del medio. Fue entonces cuando llegó la solución, justo antes de comer la siguiente charla fue sobre los medios para quitarlas, que descanso, resulta que no estaba solo, bueno, ya lo había intuido, había un montón de gente dispuesta a acompañarme y lo mejor era estar con Él. Qué alivio, me comprometí a lo que pude, como si fuera poco, apelaron a mi orgullo para invitarme a contar todo esto en público durante la misa de despedida, misa de envío, le llamaron, que golpe bajo, pero no me pude negar por la gratitud que sentía y era solo contar lo que había pasado así que no podía ir mal.

Compartí hasta donde más pude, luego me emocioné tanto que me tuve que sentar y me vino una indigestión. Bueno, pero valió la pena, porque cuando terminó escuche que había tocado a tanta gente, era solo un testimonio, lo que había sentido, nada más. Pero no les bastó y me pidieron que escribiera esto, y tampoco me pude negar.

Mientras volvíamos a Madrid pensé que lo mejor después de la indigestión era comerme una bolsita de ensalada que había dejado en la nevera para la ocasión, pero ni siquiera ahí funcionó. La familia con la que volví insistió tanto que terminamos comiendo una hamburguesa. Pensé que esto no iba a terminar...

Así es como Dios hace sus cosas, así es como cambia las personas, cuando nos ponemos en sus manos, con sus tiempos, con cariño, con más gente y sobre todo, con amor. Es inútil resistirse, solo pierdes tiempo.

Edgar

Día de la Familia VD Madrid-Loeches

Pilar de Valdemoro, nos cuenta su experiencia:

El día 25 de enero me encantó encontrarme en familia y volver a ver a muchos amigos y amigas de la FaMVD de Madrid y alredores. Celebrábamos la fiesta de la conversión de San Pablo y disfruté mucho en los talleres que se organizaron, fueron participativos y con mucho contenido. Trataron sobre la conversión, la cruz como medio de perseverancia, y la misión como camino del Apóstol.
Así pude redescubrir a Pablo, su vida y misión y de esta manera hacer un paralelo con las nuestras: todos somos apóstoles y tenemos que creérnoslo, tenemos una misión y una gran noticia que compartir con los demás; sólo necesitamos fe y confianza.
El Espíritu Santo será nuestra fuerza y actuará en la oración y los sacramentos.
Tenemos que seguir caminando con actitud de búsqueda escuchando al Señor y dando testimonio de nuestra fe.

Pilar

También en este día de Familia, nos unimos a la celebración de la primera misa oficial de Pedro Salazar que fue muy emotiva.

 

Día de la FaMVD Madrid-Loeches