Compartimos un mismo camino, una misma misión

compartimos un mismo camino una misma mision 1

El pasado día 18 de junio, como cada domingo, celebramos en Loeches la Eucaristía. Era la festividad del Corpus Christi, y nos unimos a toda la Iglesia en esta celebración. Mari Carmen Romero acudió, en representación de la FaMVD, para acoger de Maribel Cuenca y Virginia Cabello sus primeros compromisos como laicas misioneras Verbum Dei. Ellas nos cuentan, a continuación, lo que significa este paso:

Maribel:

"Después de varios meses de preparación, de espera, de montaña rusa de sentimientos, ha llegado el día en que Virginia y yo hemos hecho los compromisos como laicas misioneras Verbum Dei. Sólo se nos pedía la voluntad de querer identificarnos con Cristo a través del carisma VD. ¿Sólo? ¡Vaya tela! Menos mal que la Comunidad nos ha acompañado y acogido en la celebración. Me gusta la cita de Isaías 40, 31: 'Te llevaré sobre alas de águila' porque de eso se trata, tú das un paso de confianza y de agradecimiento al Señor y te sientes elevada por Dios. No tengo seguridad en mí, ni respuesta a todas mis dudas, pero tengo una comunidad de testigos que van por delante de mí mostrándome el camino con alegría y confianza, y eso me anima cada mañana a buscar a Dios y a dejarme llevar en su palma con muchísima ilusión para ser testigo para otros."

compartimos un mismo camino una misma mision 2

Virgina:

"Para mí también fue un día muy bonito. Creo que siempre tendré un recuerdo muy especial. Acompañada de toda mi familia y junto con Maribel, realmente me sentí arropada por toda la Comunidad de Madrid con la que he compartido mi andadura tantos años, con tantos rostros conocidos de misioneras, misioneros, y personas no conocidas para mí, y en las que veía también la alegría al felicitarme, porque somos parte de una misma familia, compartimos un mismo camino, una misma misión y, sobre todo, una misma esperanza. Aunque ya me sentía formando parte de Verbum Dei desde hace tiempo, la acogida de ayer por Mari Carmen Romero en nombre de la Comunidad, en una Eucaristía en la que P. Zé Paulo nos mostró también la alegría y la acogida de todos sus componentes, y en la que el Señor derramó su gracia sobre nosotros, me hacen sentirme más cerca y más unida a esta Familia Misionera que el buen Dios me regaló hace mucho tiempo. Un abrazo fuerte."

compartimos un mismo camino una misma mision 3