Agradecemos la vida de Inma Peña

agradecemos la vida de inma pena 1

Nos juntamos la Familia VD de Barcelona para orar y agradecer la vida de Inma Peña, amiga y miembro de nuestra Familia VD. El pasado mes de Julio, a los 49 años, nos dejaba después de una larga batalla con el cáncer.

agradecemos la vida de inma pena 2

Su testimonio de fe, esperanza y serenidad ha sido una gran semilla sembrada en cada uno de nosotros.

Fue una celebración muy sentida. Percibimos en medio de nosotros su vida resucitada.

Gracias Inma!!!

agradecemos la vida de inma pena 3

 

Una comida familiar

una comida familiar 1

El 17 de septiembre, la Familia Verbum Dei de Barcelona en una comida familiar nos encontramos después de las vacaciones del verano, juntos dijimos adiós a Margarita Ramis quien se incorpora a la comunidad de Establiments, Mallorca y a su vez dábamos la bienvenida a Clara quien formará parte de la comunidad de Barcelona.

Un día sencillo, lleno de buenos momentos y de ambiente familiar.

una comida familiar 1

 

53 años de poner la mirada en Él

El pasado 23 de Enero, la Comunidad de Barcelona, celebramos el cumpleaños de la Familia Verbum Dei. 53 años de poner la mirada en Él. 53 años de camino, lleno de experiencias y testimonios de la misericordia del Amor de Dios, que han hecho que miles de persones se acercaran a Él. Somos la alegría de Dios, somos su sueño hecho realidad, el sueño de ser signo de Su misericordia y bondad.

En el retiro pudimos compartir con Antonia Mª la importancia del inicio del camino del Verbum Dei y de todas las personas que han sido puentes de luz en tantos lugares del mundo, y que tantas vidas han transformado gracias a que la mirada ha sido puesta en Jesús. De esta manera, empapándonos de su bondad y de su misericordia, el corazón y la vida del verbum se ha propagado por todo el mundo. Y todo gracias a que la vida de la comunidad se ha basado en dar Su Vida, Su Palabra, a Él mismo. Cómo transforma la vida de la persona cuando entras en contacto con Él mismo. Nos libera de todo aquello que no nos deja avanzar.  Y Él entregó su vida al mundo, por Amor, se hizo carne para el mundo, vivió y murió por él. Y quiso quedarse para siempre con y en nosotros. Por eso el carisma de entrega y de vida para con el otro del Verbum ha enamorado a tantas personas.

Este año, de la misericordia, tenemos la oportunidad de volver a acércanos a la Palabra, para desgranarla, empaparnos de ella y hacerla vida en nosotros. Porque está repleta de signos de misericordia y compasión hacia los que sufren, implicándose en la vida del otro y dándonos la mano para que podamos caminar sin hundirnos en la crítica, protesta, consumismo, malhumor, rencor… que acaba matando y quitándonos la vida. Él siempre abre una puerta a la esperanza. Y qué mejor que poder ayudarnos de nuestra comunidad misionera para ser cada vez más Él, más divinos. Y ser misericordiosos, no es algo mágico ni espontáneo, necesitamos de su gracia para vivir la misericordia como opción de Vida.

Y, cómo nos ha recordado Betina, la caridad y el perdón empiezan en uno mismo. La vida es un proceso de misericordia. Y tenemos la suerte de poder saborear y revivir el Amor auténtico en nuestro vivir cotidiano cada vez que dejo que la misericordia de Dios me lleve a inclinarme al otro y levantarme con él.

Ha sido precioso compartir la experiencia vivida en Singapur por Joaquina y Yolanda. Ha sido un testimonio vivo de experiencia de familia Verbum Dei, que me ha impulsado a un compromiso más fuerte en mi Fe y en mi vivencia de nuestra misión.

 

“Sed misericordiosos como es mi Padre”

En medio de una semana en la que el terror y la desesperación se apoderaba de nuestro entorno social, en Barcelona, en Cerdanyola, Dios nos estaba esperando a la Comunidad de Barcelona, para ayudarnos a despertar a la Verdad y al Amor: Podéis parar la espiral del mal. Pero “Cómo” nos preguntamos muchos. Párate, escucha, sé…en lo más profundo de tu ser. Dios nos invita a SER. El Evangelio, la buena noticia, es una invitación profunda que nos lleva a nuestra esencia. Y nuestra esencia está repleta de misericordia. Me quedé impresionada cuando mi alma escuchó que misericordia viene de corazón y miseria. Ostras, nuestras vidas están llamadas a volcarse, a entregarse, a darse el corazón a la miseria. Pero una entrega esperanzadora, auténtica, cotidiana, no sólo de instantes concretos, más allá de la verdad y la justicia, capaz de llegar a las periferias de todo ser humano. Porque la vida, nuestra historia, está llena de momentos rotos por falta de miradas de misericordia, como la de Jesús. Y nosotros tenemos la oportunidad de llenarla cada día con la misericordia viva y poder crear un mundo de apertura y conciliación. Eso sí desde una experiencia profunda con Dios para unificar nuestra vida, en todos los ámbitos. Sólo esta experiencia podrá generar en nosotros una mirada nueva de compasión, amor y paz.  Entonces podremos ser evangelio allí donde estemos.

Por la tarde escuchamos dos testimonios de diferentes personas de la actualidad –Karen Armstrong i Daniel Goleman- que proponen vivir la misericordia como alternativa de vida.
Todo ello nos permitió poder compartir en comunidad cómo vivir la propuesta de este año de ser misericordiosos como lo es el Padre.

MªJesús González Rodríguez

 

VD Barcelona en Siete Aguas

Los días 10, 11 y 12 de Octubre, la comunidad de Barcelona, hemos iniciado el curso con un retiro en Siete Aguas.

Cuatro horas de viaje proyectando las múltiples ilusiones depositadas en EL ENCUENTRO. Pero nadie podía prever el milagro que se gestaría en nuestras vidas cuando nos dirigíamos hacia allí.

Hablo de milagro, porque es un milagro la experiencia de sentirse “zarandeada” y nuevamente abrazada por Dios. Un zarandeo que nunca es igual, y que nunca te deja en un mismo sitio.

Las misioneras, Margarita, Yolanda, Antonia Mª y Joaquina, habían preparado para nosotros un retiro donde la contemplación era el puntal de la experiencia, una experiencia forjada en el silencio.

Las charlas han estado centradas en el Ser, en el Estar, para invitarnos hacer una experiencia única de abertura para encontrarnos con el Creador, en lo más profundo de nuestro Ser, y desde allí, mejor dicho, desde ti mismo poder “gustar y ver qué bueno es el Señor”.

Y cómo no, dejarte abrazar por Dios, dejarte en sus manos, con tu vida, tal cual es y está, te permite descubrir que estamos envueltos, recreados y recubiertos en Dios. Tener la certeza de que “Nada ni nadie nos puede separar de Él” es la fuente más fuerte de sanación y recuperación. Una Fuente de libertad única para poder ser buscadores eternos de los tesoros del Amor de Dios.

Y cuando despiertas a esta verdad, la realidad de sentirte uno en Dios, te hace sentirte uno con el otro, te permite transformar cada minuto de experiencia con los demás. Descubres que el objetivo no está en ti mismo. Te descentras de ti y eres capaz de mirar con la mirada compasiva de Jesús. Sólo con una mirada misericordiosa podemos ser Palabra de Dios y seguir tejiendo redes que permitan levantar al mundo desde el Amor. Un amor reflejado en una vida que se haga testigo. Porque cuando te sientes habitado por Dios, te lleva a una libertad y a una necesidad de comunicarlo y compartirlo, ya no sólo con nuestros gestos y nuestro estilo de vida, sino también con la palabra.

Pero ha sido esencial poderlo vivir y compartir en comunidad, en familia. Cuando se comparte el Amor Verdadero, lo que te permite seguir viviendo, creciendo,... y el otro se convierte en testimonio del Amor, puente de luz para tu vida, los lazos se multiplican.

MªJesús González Rodríguez

 

  • 1
  • 2