Convivencia de Navidad en Sevilla

convivencia de navidad en sevilla 1

El Domingo 17 de diciembre 2017 como venimos haciendo hace unos años, la Familia Misionera Verbum Dei de Sevilla hemos celebrado un día de Convivencia de preparación de la Navidad y os compartimos con gran ilusión lo que "hemos visto y oído" de parte del Señor.

“Estad siempre alegres. Orad constantemente. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros” (1 Tesalonicenses 5,16-18).

convivencia de navidad en sevilla 2

Ha sido un día de gracia, un regalo de Dios. Nos hemos acercado un poco más al Misterio de Amor de Dios, a ese momento en el que Dios irrumpe en la historia en forma de Niño, se hace hombre, asume nuestra humanidad, se AUTOREVELA a los hombres, en Cristo Jesús, para salvarnos. Es la locura de amor de un Dios que ha venido a ESTAR entre nosotros y a quedarse para siempre.

Este misterio, cuando se contempla, al hilo de la Palabra, y en la Eucaristía, provoca luz en nuestra mirada, alegría, júbilo, entusiasmo por el hermano y deseos de compartir y comunicar que nos ha nacido un Salvador, que ha venido para quedarse.

convivencia de navidad en sevilla 3

Con Juan, con María, nuestra Madre del cielo, dos invitados de honor en nuestra comensalía, hemos orado y hemos dado gracias con cantos, villancicos, panderetas guitarras y palmas; todos juntos: mayores y niños, hermanos en definitiva; unidos todos a las iglesias, también a la iglesia Triunfante, en la que están ya algunos de nuestros hermanos de la comunidad.

Ha sido un día de regocijo entre todos, con todos los de la comunidad y todos aquellos que por primera vez venían a la celebración. Un día de gloría gracias también al servicio, colaboración, y trabajo de nuestra comunidad, aportando cada cual aquello que sabe y puede, lo que agrada al Señor, para que todo sea una Fiesta.

convivencia de navidad en sevilla 4

Con la mirada puesta en María, con su compañía, nos vamos con un mensaje de parte de Dios: ¡¡Anunciad¡¡, llevar a Jesús a tantos que no le conocen, como hizo María visitando a su prima Isabel, siendo portadora del gran Misterio de la Encarnación, con gestos y con su presencia, iluminando las oscuridades.

Gracias y Feliz Navidad de parte de toda la Familia V.D. de Sevilla

María Luisa

 

Curso Bíblico en Sevilla

curso biblico en sevilla

Durante el pasado fin de semana del 18 y 19 de noviembre, tuvimos la oportunidad de aprovechar un curso sobre el libro del Génesis en nuestro centro misionero de "El Campito" de Carmona (Sevilla), por parte del Instituto Teológico Verbum Dei y bajo la dirección de las misioneras Belén Azorín y Conchi Tzintzun. ...

Estas jornadas bíblicas han sido de gran provecho para nuestra familia y para todos los que también quisieron sumarse a las mismas, pues no se realizaron en una clave simplemente académica, sino que se organizaron con la intención de una profundización teológica y espiritual en la Palabra de Dios.

Y es que, si algo tenemos claro en el Verbum Dei, es que el estudio de la Palabra es un medio para llevar a la persona a un mayor entendimiento de la misma, con el fin de que luego se tenga mayor claridad en la oración y una más rica experiencia de comunicación con Dios.

De esta manera fuimos repasando algunos textos decisivos en la historia del Génesis, como la creación, el origen de la humanidad, la entrada del pecado en el mundo, así como aquellas narraciones de la etapa patriarcal que son fundamentales para comprender los orígenes de la fe en el único Dios.

Han sido muchas las enseñanzas y conclusiones a las que llegamos como comunidad de aprendizaje y oración en estos días. Pero lo más importante es haber comprobado como el libro del Génesis, a pesar de estar expresado en un lenguaje y narrativa arcaicos, contiene un grandioso mensaje inspirado por el Espíritu Santo. Dios tiene un maravilloso plan para el universo, la humanidad y para cada uno de nosotros, y no es otro que la armonía de la fraternidad y el amor. A pesar de nuestras imperfecciones humanas, este plan se va escribiendo en nuestras vidas, hasta que un día, fruto de la fe, nos hacemos conscientes de ello. Es entonces cuando realmente comenzamos a vivir y a ser verdaderos partícipes y colaboradores en la Historia de la Salvación.

Dios ciertamente nos visitará y podremos vivir con esperanza (cf. Gen 50,25).

Quino

 

Fin de semana de profundización en la vocación matrimonial Verbum Dei

fin de semana de profundizacion en la vocacion matrimonial verbum dei 1

Durante el pasado fin de semana del 3 al 5 de noviembre, un grupo de matrimonios de la Familia Verbum Dei, procedentes de las comunidades de Granada, Badajoz y Sevilla, fuimos convocados a un Encuentro de profundización en la vocación matrimonial. Este encuentro, con el lema “Ven y sígueme” fue organizado por la Rama de Matrimonios de la Fraternidad, y tuvo lugar en el centro misionero “El Campito” (en el municipio de Carmona, Sevilla), siendo sus responsables los matrimonios consagrados Cristóbal y Verónica, de la comunidad de Sevilla y Antonio y Marisol, de la comunidad de Madrid.

El objetivo de estas jornadas ha consistido en dar una oportunidad a los matrimonios participantes para que puedan iniciar un proceso de discernimiento sobre su vocación y su modo de pertenencia a la Familia Verbum Dei, pues tal como se recoge en nuestros estatutos, existen “diferentes formas de pertenencia adecuadas a la llamada y situación de cada persona” (nº 10). Este es el motivo por el que la Rama de matrimonios organiza estos Encuentros como una herramienta con el fin de ayudar a los matrimonios que forman parte de la Familia Verbum Dei y lo deseen, a encontrar su propio lugar dentro de este carisma.

fin de semana de profundizacion en la vocacion matrimonial verbum dei 2

El Encuentro ha sido muy enriquecedor debido a la metodología empleada, así como a la motivación y apertura de espíritu de todas las personas que hemos participado. Como no podía ser de otra manera, la oración ha sido el eje fundamental de todos estos días, pues sólo a través de un diálogo con Jesús y una profundización en su Palabra es posible realizar un discernimiento sincero y verdadero para la vida espiritual y misionera.

Las charlas formativas y orientativas que han dado contenido al Encuentro han tenido un hilo conductor basado en la sacramentalidad de la vida cristiana concretada en la espiritualidad y el carisma Verbum Dei. De esta manera, se comenzó con una profundización sobre la vocación bautismal, origen de todos los estados de vida y ministerios en la Iglesia, para luego dar paso a una reflexión sobre el sacramento del matrimonio, para contemplarlo, por un lado, como don de Dios mediante el cual el hombre y la mujer se realizan como persona y responden a la llamada divina siendo una sola carne, y por otro, descubriendo la realidad sacramental del matrimonio, como origen de gracia y santificación para ambos cónyuges, sin olvidar la fecundidad biológica y espiritual del mismo.

Estas orientaciones formativas culminaron con una exposición sobre la realidad del matrimonio dentro de la Familia Verbum Dei y los modos de pertenencia a la misma. En esta charla se nos recalcó que siempre debemos partir del siguiente principio: todas las personas y estados de vida dentro de la Familia participamos de un mismo carisma, del cual emanan los diversos modos de pertenencia a nuestra Familia Misionera. Teniendo claro este principio, se fueron detallando los elementos que caracterizan aquellos modos de pertenencia a los que podemos acogernos los matrimonios dentro de la Familia Verbum Dei, bien como laicos misioneros o bien como matrimonios de la Fraternidad. Estos diversos elementos son, precisamente, los que debemos tener en cuenta como criterios para un discernimiento sobre este aspecto.

fin de semana de profundizacion en la vocacion matrimonial verbum dei 3

El Encuentro culminó con una sesión en la que se nos presentaron las herramientas con las que contamos los matrimonios para encauzar nuestra vida y nuestro carisma dentro de la Familia Verbum Dei: el proyecto de vida matrimonial, la revisión de vida y el acompañamiento espiritual. Y es que no podemos olvidar que la vocación, aunque viene siempre de Dios, es en el día a día y en la comunidad donde se genera y crece. Por ello, toda vocación ha de estar siempre estimulada y contrastada con la realidad a través de estas herramientas.

No podemos terminar esta crónica sin mencionar la alegría, el entusiasmo y el ambiente de familia con el que hemos vivido estos días. Ha sido un gran regalo del Señor el haber contado con matrimonios de diversas comunidades y que portaban diferentes experiencias de vida. Pero lo más importante es haber comprobado que todos compartimos una misma inquietud: la necesidad que tiene el mundo de recibir el anuncio de la Palabra de Dios. Un saludo a todos y que Dios os bendiga.

Quino y Macu

 

Varios miembros de la FaMVD realizaron su compromiso

varios miembros de la famvd realizaron su compromiso 1

Desde el viernes 6 hasta el domingo 8 de octubre, la Familia Misionera Verbum Dei de Granada y Sevilla, bajo el Lema: ¿A QUIÉN ENVIARÉ? ¿QUÍEN IRÁ DE NUESTRA PARTE? (Is 6, 8), en el contexto de “Octubre Misionero”, mes de las misiones por excelencia, nos hemos reunido en encuentro fraterno para agradecer, orar juntos, compartir y celebrar el don de la fe y el camino misionero en estas tierras andaluzas.

varios miembros de la famvd realizaron su compromiso 2

Las predicaciones, de Paloma (matrimonio misionero), Arantxa (misionera) y Cristóbal (matrimonio misionero) nos han llevado a avivar e impulsar con fuerza el sentido misionero de nuestra Familia Misionera. “Nos dedicaremos al Ministerio de la Palabra”. Nuestra comunidad orante, dejándonos seducir por Él (Jr 19,7-9), se convierte en la levadura que fermenta la harina (Mt 13,33) haciendo posible que nos dediquemos a la oración y al ministerio de la Palabra.

varios miembros de la famvd realizaron su compromiso 6

En la Eucaristía final celebrada por nuestro misionero Luis Alfonso Zamorano varios miembros de la FaMVD realizaron su compromiso como laicos misioneros: María Luisa Gil (Comunidad de Sevilla), Rafael Bermúdez y Mónica Álvarez (Comunidad de Granada), Fátima Fernández (Comunidad de Granada), Carmen García (Comunidad de Granada) y Francisco Morillas (Comunidad de Granada).

varios miembros de la famvd realizaron su compromiso 3

Damos gracias a Dios por este gozo inmenso de ver ampliada nuestra Familia Misionera.

varios miembros de la famvd realizaron su compromiso 4

varios miembros de la famvd realizaron su compromiso 5

Dos de ellos mismos os cuenten su experiencia del compromiso.

 

Mª Luisa Gil:

Llevo muchos años vinculada a la comunidad VD, desde muy joven, desde que conocí a un Jesús, que me enamoró y me cambió la vida. Él ha estado presente en mi vida siempre, gracias a la fidelidad de Dios Padre, misericordioso; y nunca dejó que me perdiera. Me he sentido su heredad, he sentido su abrazo en momentos de mi vida muy difíciles; incluso, en momentos de infidelidad, he experimentado su perdón, nunca me dejó.

Mi amor por el VD nunca cambió. Siempre me identifique con el carisma, sin proponérmelo; es la Iglesia viva y comprometida que tuve la suerte de conocer. Verbum Dei ha sido mi familia en la fe, en la que el Señor me ha ido transformando y me ha hecho muy feliz. No concibo otra forma de crecer en mi fe, ni otra forma de entender la ‘misión’. Doy gracias a Dios y, por supuesto, a Jaime Bonet, y a todas esas personas que el Señor ha puesto en mi camino.

Me debo a Dios y al VD, es como reconocer, en alto, delante de todos, que mi familia es mi familia, que mi padre es mi padre, que mis hermanos son mis hermanos.

Esto me llevó a hacer ‘el Compromiso’. Aunque no veía la necesidad de más vínculo que el que siento desde siempre, experimenté que era evidente que Dios me lo pedía y lo había preparado todo para ese momento de ‘bodas’ ¡No le podía fallar! Ni a Dios, ni al VD, ¡les debo tanto! Era mi momento de reconocer y dar gracias de la huella de Dios en mí, del vestido de ‘bodas’ que me dio el VD para el ‘banquete’, cuando era casi una niña.

La respuesta libre a la llamada a seguirle dentro del carisma misionero Verbum Dei se convierte en una verdadera oblación de mi vida a Dios, eso me impacto al momento. Me sentí sobrecogida por la Fuerza de Dios, por el misterio de amor que es, por la fuerza infinita e incomprensible de su bondad, de su atención y dedicación al hombre, a esta pobre vida mía, para beneficio de otros. Me sentí a mis años, ¡tan pequeña! y a la vez parte muy querida de su heredad, pero siempre para otros, puente hacia otros. Aquello que yo hacía, no era de “motu propio”, era deseo de Dios: Sellar su alianza de amor y fidelidad conmigo, públicamente, y a través de VD.
Reconozco mi pequeñez ante el Misterio que es Dios; también su presencia en mi vida. Pido ser fiel a este compromiso y, a su amor y su proyecto. Confío en el Dios Trinitario y en mi madre del cielo, María.


Francisco Morillas:

Queridos hermanos en Cristo nuestro Señor, deseo compartir y ofrecer mi testimonio de la experiencia vivida en el último retiro de oración que compartí con mi comunidad de Granada y los miembros de la Familia de Sevilla.

Reconozco que en un primer momento, al iniciar el retiro, he sentido resistencia y, por qué no, hasta lucha dentro de mí por pensar en una “supuesta pérdida de libertad”. Decidir de forma conscientemente el compromiso de obediencia propio de un discípulo de Jesús, dentro de nuestro carisma Verbum Dei, no fue fácil, hasta que comprendí en el dialogo con Jesús que el “yo” siempre será parte del camino en el seguimiento de Jesús, esa es la cruz. Y para comenzar a andar tras las huellas de Jesús, es necesario empezar siempre por “vencer el yo” que nos aleja del “Tú” de Dios, son los pasos de seguimiento que se concretan en querer vivir la coherencia de hacer Su voluntad.

Después de un largo diálogo con el Señor, resonó en mi interior una llamada que me hacía entender: “O, pones en manos del Señor toda tu voluntad y todo tu amor o te quedas fuera, pero, a medias no.” Pues porque “eres tibio te vomitaré de mi boca” (Ap. 3,15-17). Cuando sentí que me quedaba fuera, mi alma se contrajo de dolor y brotó como una fuente en mi interior la resolución de una entrega total para caminar cogido de las manos de este Cuarteto Maravilloso que son la Santísima Trinidad y Mamá María, y junto con mi Familia Misionera Verbum Dei. Ahora vivo con un Sí total y maravilloso que me llena de alegría y de paz. Que me hace decir cada mañana “Señor que se haga tu voluntad y no la mía”.

Me siento poseído por Aquel que me sostiene, por quien entregó su vida por mí. Por esto, con un corazón agradecido y confiado en su amor y misericordia le suplico el don de la fidelidad a Él, de quien sólo puedo decir: ¡Bendito sea su Santo Nombre!

 

"Ven y sígueme" (Mt 19,21) ...en Comunidad

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 1

Hemos iniciado este curso con el deseo de seguir dando pasos en nuestro seguimiento de Jesús como discípulos y apóstoles y tomando conciencia del inmenso regalo que supone el hacerlo en Comunidad.

Jesús podía haber venido, vivido y anunciado el Reino, el mensaje de Salvación en solitario, pero no fue así, lo primero que hizo al iniciar su vida pública fue elegir a los doce discípulos, formar una comunidad de hermanos: "Subió al monte, llamó a los que Él quiso, para que estuvieran con Él y enviarlos a predicar" (Mc 3,13).

La comunidad es un grupo de hombres y mujeres que optan por seguir a Jesús, que viven a la escucha de su Palabra, que buscan conocerle y darle a conocer.

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 2

La comunidad de Fe es un lugar donde ayudarnos a crecer en el conocimiento de Dios, alimentando la fe, compartiéndola y llevando la fe a otros: "... creced pues en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo" (2 Pe 3,18).

La comunidad es el ámbito privilegiado donde poder practicar el amor.

El mundo creerá en Jesús solamente cuando nosotros los que le seguimos vivamos en el amor, nos vean unidos, viviendo la comunión: "Mirad como se aman" (Hch 4,34-37).

Para eso vamos a la Eucaristía y recibimos la comunión, para vivir la comunión (Jn 17, 11-21).

Lo más importante en una Comunidad de fe es que entre los miembros reine Cristo, hagamos presente a Jesús y se palpe en el amor mutuo, que hagamos entre todos presente el Reino la Fraternidad: "En esto conocerán que sois discípulos míos, si os tenéis amor los unos a los otros " (Jn 13,35).

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 3

La Comunidad nos ayuda a crecer y perseverar en el camino de seguimiento.

En la Comunidad nos necesitamos los unos a los otros para seguir creciendo y perseverar. Cada uno lo que aporta es único y necesario para el enriquecimiento mutuo. Para que se de ese crecimiento mutuo se necesita compromiso de parte de los miembros.

La diferencia entre un asistente a la comunidad y un verdadero miembro de ella es el compromiso. No se construye sola una Comunidad, supone esfuerzo por parte de todos. Invertir mi tiempo, salir de mi mismo, de mi comodidad, pereza, egoísmo...para salir al paso de las necesidades de los hermanos.

"Los asistentes" son consumidores, los miembros son "contribuyentes" intentan sumar desde sus posibilidades, estar en una actitud de disponibilidad y servicio. Quien es parte de la comunidad se siente "familia", que "pertenece", contribuye con los talentos y dones que Dios le ha regalado y los pone al servicio: "Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios" (1 Pe 4,10-11).

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 4

Contribuimos con lo que somos y tenemos, sumando y aportando sabiendo que haciendo lo que buenamente podemos cada uno, es Dios quien da el crecimiento.

Ante un mundo con tanta violencia, sufrimiento y dolor, Dios necesita de nuestros cinco panes y dos peces para colaborar en la construcción de su Reino de Amor. Y nos necesita en comunidad porque una Comunidad viva que alimenta su fe y se ayuda a seguir a Jesús a vivir el evangelio, es un Don para la Iglesia y para el mundo y es un antídoto para luchar contra el mal, el egoísmo las injusticias, la corrupción, etc… Por eso en este inicio de curso Jesús sale a nuestro encuentro y nos invita a no perder de vista que somos una Familia Misionera y nos lanza a la Misión en Comunidad diciéndonos: «Dadles vosotros de comer» (Mc 6,35-44).

Verónica