Sé valiente, la misión te espera

se valiente la mision te espera

El pasado viernes 20 de octubre, la Parroquia Madre del Buen Pastor, donde nos encontramos trabajando mano a mano con los laicos de la zona, celebramos el DOMUND, este día misionero tan especial para nosotros como Iglesia.

Con el título "Sé valiente, la misión te espera", tuvimos una hora de adoración y entre oraciones y canciones, vivimos un momento de encuentro con el Señor.

Este momento de adoración, también conocido por los fieles de la parroquia como "Adoración Cantada", se realiza una vez al mes, haciéndose presente: niños, jóvenes, matrimonios y adultos mayores.

 

Él es quien hace nuevas todas las cosas

el es quien hace nuevas todas las cosas 1

Experiencia oracional, Bilbao, 28-31 de julio de 2017
Artebakarra, Monasterio de Santa Clara
"MIRAD QUE YO HAGO NUEVAS TODAS LAS COSAS" (Ap 21, 5)

Empiezo a escribir esta experiencia con un sentimiento de inmensa gratitud, porque ha bastado la desinstalación del corazón, para disfrutar de un tiempo en el Señor y reavivar su llamada, a ser "fermento en la masa"; a ser "Palabra de Dios".

Tan solo pudieron ser tres días: 28 al 31 de julio. Habíamos ido pidiendo un retiro de oración, un tiempo largo e estar en el Señor. Pili y Javi, ofrecieron su disponibilidad para que se pudiera dar ese espacio, aquí en Bilbao. y así ha sido; pues: "al que pide se le dará, al que busca encontrará y al que llama se le abrirá..." (Mt 7,7).

Él es quien hace nuevas todas las cosas (Ap 21,5). Él es quien mueve desde dentro y escucha los deseos profundos de nuestro corazón.

el es quien hace nuevas todas las cosas 2

Pili y Javi nos fueron conduciendo para que nos encontráramos con el AMOR con mayúsculas... Nos invitaron:
- A escoger la vida
- Y poder cantar como el Salmista, no solo con los labios, sino también con el corazón: ¡Cómo me gusta tu voluntad Señor! (Salmo 118)

Nos encontramos un grupo de personas de diferentes lugares y culturas: 3 personas de Venezuela, 4 de Colombia y 7 personas de Bilbao y sus alrededores. (14 adultos y dos niños pequeños: Martín y Xabier). El Señor es quien convoca. Él no hace acepciones ni de razas, ni de culturas, ni de condición.

Cada uno con la mochila de nuestra historia, nuestras vidas, nuestros cansancios, nuestras realidades. Y en medio de nuestras idas y venidas, Dios que siempre permanece fiel, que cumple sus promesas y nos ofrece una vida plena, pero no cómoda. (Homilía del Lunes 31 de julio de 2017. Celebración la Fiesta de San Ignacio de Loyola)

el es quien hace nuevas todas las cosas 3

El domingo 30 nos unimos, en la Oración con María, a todas las personas que estaban orando en el mundo por Venezuela y su gente. Por todas las necesidades y dificultades que está atravesando el pueblo venezolano. Fue un momento de hacer propio el dolor, no sólo de Venezuela, sino el de otros pueblos que también están padeciendo las injusticias. A través de esta oración hicimos también presentes a todas las "Venezuelas" que cada uno conocemos y llevamos dentro. 

Tres días intensos, llenos de momentos de fuerza y constancia... para mí en particular, una experiencia nueva: hemos estado en oración en medio de la vida misma. Con nuestro pequeño Xabier de 8 meses. Y el pequeño Martín; ambos se hicieron más amigos.

Al finalizar la jornada, en la evaluación, hemos experimentando la riqueza y el contagio de lo recibido. Ha sido un tiempo de gracia. Un don de Dios.

Constatamos que necesitamos de estos espacios en los que regeneramos la vida por nosotros y por muchos y que sería bueno tenerlos con mayor frecuencia, porque nos ayudan a hacer, sentir, construir y fortalecer la COMUNIDAD. Una comunidad que no está al servicio de sí misma, sino de muchos.

Un abrazo para todos y deseamos que todo lo recibido en este corto tiempo sea fructífero en nuestras vidas.

 

"Ven y sígueme" (Mt 19,21) ...en Comunidad

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 1

Hemos iniciado este curso con el deseo de seguir dando pasos en nuestro seguimiento de Jesús como discípulos y apóstoles y tomando conciencia del inmenso regalo que supone el hacerlo en Comunidad.

Jesús podía haber venido, vivido y anunciado el Reino, el mensaje de Salvación en solitario, pero no fue así, lo primero que hizo al iniciar su vida pública fue elegir a los doce discípulos, formar una comunidad de hermanos: "Subió al monte, llamó a los que Él quiso, para que estuvieran con Él y enviarlos a predicar" (Mc 3,13).

La comunidad es un grupo de hombres y mujeres que optan por seguir a Jesús, que viven a la escucha de su Palabra, que buscan conocerle y darle a conocer.

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 2

La comunidad de Fe es un lugar donde ayudarnos a crecer en el conocimiento de Dios, alimentando la fe, compartiéndola y llevando la fe a otros: "... creced pues en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo" (2 Pe 3,18).

La comunidad es el ámbito privilegiado donde poder practicar el amor.

El mundo creerá en Jesús solamente cuando nosotros los que le seguimos vivamos en el amor, nos vean unidos, viviendo la comunión: "Mirad como se aman" (Hch 4,34-37).

Para eso vamos a la Eucaristía y recibimos la comunión, para vivir la comunión (Jn 17, 11-21).

Lo más importante en una Comunidad de fe es que entre los miembros reine Cristo, hagamos presente a Jesús y se palpe en el amor mutuo, que hagamos entre todos presente el Reino la Fraternidad: "En esto conocerán que sois discípulos míos, si os tenéis amor los unos a los otros " (Jn 13,35).

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 3

La Comunidad nos ayuda a crecer y perseverar en el camino de seguimiento.

En la Comunidad nos necesitamos los unos a los otros para seguir creciendo y perseverar. Cada uno lo que aporta es único y necesario para el enriquecimiento mutuo. Para que se de ese crecimiento mutuo se necesita compromiso de parte de los miembros.

La diferencia entre un asistente a la comunidad y un verdadero miembro de ella es el compromiso. No se construye sola una Comunidad, supone esfuerzo por parte de todos. Invertir mi tiempo, salir de mi mismo, de mi comodidad, pereza, egoísmo...para salir al paso de las necesidades de los hermanos.

"Los asistentes" son consumidores, los miembros son "contribuyentes" intentan sumar desde sus posibilidades, estar en una actitud de disponibilidad y servicio. Quien es parte de la comunidad se siente "familia", que "pertenece", contribuye con los talentos y dones que Dios le ha regalado y los pone al servicio: "Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios" (1 Pe 4,10-11).

ven y sigueme mt 19 21 en comunidad 4

Contribuimos con lo que somos y tenemos, sumando y aportando sabiendo que haciendo lo que buenamente podemos cada uno, es Dios quien da el crecimiento.

Ante un mundo con tanta violencia, sufrimiento y dolor, Dios necesita de nuestros cinco panes y dos peces para colaborar en la construcción de su Reino de Amor. Y nos necesita en comunidad porque una Comunidad viva que alimenta su fe y se ayuda a seguir a Jesús a vivir el evangelio, es un Don para la Iglesia y para el mundo y es un antídoto para luchar contra el mal, el egoísmo las injusticias, la corrupción, etc… Por eso en este inicio de curso Jesús sale a nuestro encuentro y nos invita a no perder de vista que somos una Familia Misionera y nos lanza a la Misión en Comunidad diciéndonos: «Dadles vosotros de comer» (Mc 6,35-44).

Verónica

 

Pastoral Universitaria (Mallorca)

pastoral universitaria mallorca

M. Luisa Mesina, misionera filipina, actualmente destinada en Mallorca y Catalina Morey, responsable junto a Mn. Francisco Ramis de la Pastoral Universitaria mallorquina, han participado en un Retiro con alumnos y profesorado, en la que Luisa se encargó de dar las charlas, ayudada por Mn. Francisco Ramis.

Es siempre motivo de alegría poder comprobar la universalidad y el carisma de Verbum Dei, vivido en comunidad y motivando el encuentro personal con Dios de cada uno de los participantes. Sin duda, un día de vivencia del Reino.

 

Vivía muerta y ahora me siento Viva

vivia muerta y ahora me siento viva

Testimonio Ejercicios de Familia Verbum Dei, agosto 2017 Siete Aguas

Después de estos ejercicios solo puedo sentirme agradecida. Yo venía con ilusión, pero también con una especie de desconfianza en Dios desde hacía un tiempo, una desconfianza por una situación de dolor que había vivido, un “sinsentido” que no comprendía y me hacía sufrir. Así llegué a los ejercicios y lo que me encontré fue su amor por mí, su ternura y su misericordia.

Para mí estos ejercicios han supuesto encontrarme con un Dios “celoso” de no tener más espacio en mi corazón, un Dios que corre mucho riesgo conmigo, que me da tanto y me ama tanto siendo yo egoísta en tantas cosas y con una fe tan frágil. Ha supuesto descubrir que todo lo que he vivido hasta este momento, lo bueno y lo malo, los sinsentidos, el dolor, mis egoísmos… todo ello me ha llevado hasta este momento y me doy cuenta de que todo eso que he vivido ha valido la pena por estar así ahora con esta intimidad con Él, sintiendo cuánto me ama. Y eso es algo que nunca hubiera pensado que diría porque es tan difícil aceptar los momentos de dolor que todos vivimos, cosas que querríamos cambiar… y aun así Él transforma ese dolor o esos momentos difíciles en más amor, en una fe más firme, en más confianza, en sentirme orgullosa de Él por cuánto me quiere a mí y a cada uno de nosotros.

Uno puede decir de palabra o cantar en misa “El amor es más fuerte que la muerte” pero no creerlo de verdad. Ahora para mí esa Palabra está viva y es real. Su amor es más fuerte que MIS muertes, que mis dudas, que mis momentos de dolor o de sentirme perdida y no entender nada. Porque “donde abundó el pecado sobreabundó la gracia” (Rom 8, 20) y donde abundó el dolor sobreabundó su amor.

Me ha hecho experimentar en estos días que mi vida no se juega en tener esto o lo otro, en estar aquí o allí. Mi vida se juega en estar en Él o no. Porque mirando hacia atrás antes de venir a los ejercicios yo estaba muerta, vivía muerta y ahora me siento Viva porque me siento cerca de Él, en su amor. Porque Él está vivo y está en nosotros y por eso estamos vivos. Un Dios vivo que nos necesita, que quiere estar en nuestro corazón, que no puede admitir nuestra ausencia.

Así que solo puedo dar gracias por estos días, por su entrega, por su Amor, por la oración, por enseñarme a vivir día a día. Le pido al Espíritu Santo que pueda ser testimonio para que otros conozcan y experimenten Su amor que marca el corazón y es más fuerte que todas las heridas.

Rocío

 

Un testimonio, en forma de poesía:

MARCADA A FUEGO

Tu Palabra abraza, fuego encendido
que nunca se apaga.
Como una suave brisa,
llega hasta mi corazón herido y por mi condenado.
Acaricia mi miseria, se fija en ella,
la habla y la mira,
luego la cubre y la abraza.
Y no sé cómo ¡Me haces toda tuya!,
cuando un momento antes, nada salía de mi boca.

Así eres tú, vida mía, que atraviesas los cielos,
la inmensidad del abismo de mis días,
y te cuelas así, sin más, en esta pobre vida.

Muda está mi alma de tu presencia,
alegre el corazón con tu llegada.
Me esperas como el primer día,
me tomas y me haces tuya.

Nada me alegra tanto,
como una mirada tuya.
Ni hay momento más hermoso
que tu cuerpo mezclándose con el mío;
diluido y armonioso, dentro de se ha quedado.

Y hace un rato, yo quería salir corriendo.
porque indigna me sentía de estar a tu lado.
Y es que no alcanzo a comprender todavía,
todo el amor que me alcanza de noche y de día.
Y aún con mi resistencia,
me abraza y me levanta.
¡Cómo tanto amor!
¡Cómo así!

No hay otro modo me dices.
¡Yo nunca perderé a esta hija mía!
Hija feliz te hice,
luz para mis días,
sonrisa de mis mañanas,
dulce flor que a mí me embriaga
al levantar la mirada.

Belleza única para mis ojos
¡Dulce amada mía!
Quédate conmigo hasta que levante el día
y de nuevo mi Palabra regresará
cuál fuego ardiente a tu humilde morada.

 

La FMVD se acerca al legado toledano del Cardenal Cisneros

la fmvd se acerca al legado toledano del cardenal cisneros 1

  • En la visita a Toledo han recorrido las huellas y el legado del Cardenal Cisneros, en la conmemoración del V Centenario de su muerte
  • Por tercer año consecutivo, misioneros de diferentes nacionalidades de la Fraternidad Misionera Verbum Dei han visitado Toledo.
  • La Delegación de Misiones de Toledo ha acompañado en su visita misionera y en la inmersión que realizan en sus estudios teológicos y filosóficos.

En el marco del programa misionero #VeranoMisión, Toledo ha recibido, por tercer año consecutivo, la visita de un grupo de misioneros y misioneras de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, con el objetivo de conocer la ciudad, acercarse en este año 2017 a las huellas y el legado del Cardenal Cisneros, motivado por la conmemoración del V Centenario de su muerte, compartir su testimonio misionero y conocer las actividades de animación y dinamización misionera que se impulsan desde la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo y la Dirección Diocesana de Obras Misionales Pontificias.

Misioneros llegados de Filipinas, México, Colombia, Portugal, Venezuela y también de España, entre otros lugares del mundo, pudieron realizar un recorrido por la historia de Toledo y de la Iglesia en Toledo, comenzando por la Santa Iglesia Catedral Primada, para posteriormente visitar la Iglesia de Santo Tomé, la antigua Sinagoga de Santa María la Blanca, la Iglesia de los Jesuitas, la antigua Mezquita de Cristo de la Luz, la Ermita del Valle, entre otros lugares.

Ha sido Fernando Redondo Benito, de la ONGD Misión América y de Obras Misionales Pontificias, colaborador de la Delegación Diocesana de Misiones de Toledo, el encargado de guiarles por Toledo, con un hilo conductor histórico y teológico, como puerta de acceso al comienzo de su formación en España, donde en los próximos seis años profundizarán en estudios teológicos y filosóficos para estar más disponibles y preparados para la misión de la Iglesia.

Convivencia y Encuentro en la parroquia de Sta. María de Benquerencia

Una visita turística y teológica que también se establece como una jornada de convivencia y encuentro misionero, que culminaba en la toledana parroquia de Santa María de Benquerencia, donde los misioneros compartieron parte de su vocación misionera, además de celebrar la Eucaristía, como momento central de todo el encuentro misionero. Un encuentro organizado y respaldado por la Familia Misionera Verbum Dei de Toledo.

la fmvd se acerca al legado toledano del cardenal cisneros 2

La alegría del Evangelio, el magisterio misionero del Papa Francisco, la presencia misionera de Toledo han estado muy presentes durante toda la jornada y visita misionera, con una permanente gratitud por la colaboración de instituciones y personas que han hecho posible la consolidación de esta visita misionera que tanto redunda en el mayor conocimiento de Toledo en todo el mundo y a posicionar a los misioneros como la verdadera “marca España” en cuanto al compromiso sin límites, con gratuidad y constante entrega, siempre con su raíz en el Evangelio, en Cristo.

La Fraternidad Misionera VD: creadora de comunidades evangelizadoras

Desde Misiones Toledo se agradece la presencia de la Fraternidad Misionera Verbum Dei y también su decidida colaboración en la animación misionera en la Archidiócesis de Toledo, particularmente gratitud al Padre David Rolo, FMVD, misionero natural de Toledo, que aunque en esta edición, por ejercicios espirituales, no ha podido estar en esta visita, ha sido el promotor e impulsor, junto a Fernando Redondo, de las tres visitas para acercar a los misioneros a Toledo.

La Fraternidad Misionera Verbum Dei es una familia misionera que concreta y centra su misión específica en la Palabra de Dios, con una espiritualidad contemplativo-activa, plenamente apostólico misionera centrada en la Palabra de Dios, para seguir a Cristo, en su misión de formar discípulos y crear comunidades evangelizadoras.

En la visita a Toledo participaron miembros de sus tres ramas del Verbum Dei, cuyo fundador fue el Padre Jaime Bonet, que son las misioneras consagradas, misioneros consagrados y matrimonio-misioneros, además de la propia Familia Misionera Verbum Dei, una realidad eclesial a la cual pertenecen todos los fieles que comparten la misma espiritualidad y misión Verbum Dei.

 

Camino de Santiago 2017

camino de santiago 2017 1

Al compartir lo vivido en el Camino de Santiago me viene a frase “El Señor ha estado grande con nosotros”. Gracias a este caminar me he sentido y vivido como hijo de Dios, entender acontecimientos o circunstancias de mi vida que no sabía cómo vivirlas y recibir cada día el “el pan nuestro de cada día” hecho vida en mis hermanos.

camino de santiago 2017 2

Una preocupación con la que fui al camino de Santiago fue la de cómo vivir las rebeldías de mi hijo. Me ha acompañado desde años esta inquietud que en unas ocasiones vivía con desesperanza, en otras con sentimientos de culpabilidad al creer que era mala madre. Gracias a la fe compartida por mis hermanos hoy tengo luz sobre cómo vivir desde la fe la relación con él. El Señor me decía: No quieras tener todo controlado, eres criatura y no puedes ni debes controlar cual sea mi voluntad con tu vida y la de tu hijo; confía en mí porque así es vivir desde la fe. Pero además, no andes preocupado por quitar en él las malas hierbas o cizaña, pues puedes con ello cortar los buenos frutos… Es palabra de Dios que me ha reconfortado, proporcionado paz y esperanza. Me invita, además, a guardar y meditar, como hacia María, estas palabras en el corazón, a no olvidarlas, a volver una y otra vez sobre ellas; grabarlas en mi corazón.

camino de santiago 2017 3

Y cada día recibía, también, “el pan nuestro de cada día” gracias a mis hermanos de camino. En ellos, me encontré con la ternura, la paciencia, la mansedumbre de unos padres hacia sus tres hijos pequeños…y ¡qué manjar! Me encontré, también con la entrega de quienes hicieron posible este camino, y gracias a ella, yo y mi familia pudimos hacer y vivir el Camino de Santiago; vi hecha vida en hermanos del Camino la mansedumbre, la confianza en el Señor… y para mí fue pan que me alimentó…Me venía a la mente el milagro de la multiplicación de los panes y peces, pues la entrega de una persona daba de “comer” a muchos, la ternura de otro, igualmente, daba de “comer” a muchos…la fe compartida de otro daba de “comer” a muchos.

camino de santiago 2017 4

Y el espectáculo de los bosques de robles, castaños…gritaban las maravillas del Señor y su amor por nosotros. Si en la fiesta del Corpus adornamos las calles al paso del Señor, Él se volcaba con nosotros a nuestro paso hacia Santiago. Es para vosotros estas maravillas…entendía.

camino de santiago 2017 5

Veía, pasar a peregrinos: unos con paso ligero, otros caminando más despacio…cada uno a su ritmo, un ritmo único como en la vida diaria es el ritmo o compás de cada uno. Y Dios me hizo valorarlos, quererlos… el mío –que era lento- también. En él está mi Padre acompañándome, hablándome, en él me ama como soy, en él se deja con frecuencia ningunear por mí, sufre mi indiferencia y también mis ganas de amarle. Y así con cada uno de los que pasaban a mi lado: cada uno único, hijo pensado y creado en sus entrañas… “no critiques, no sabes cómo lucho y amo en cada uno de ellos”… Un dibujo hecho por algún peregrino del rostro de Cristo sujeto en una alambrada del camino con expresión de dolor me habló del pararrayos que es Dios en cada una de nuestras vidas; sólo él sabe lo que vivimos a profundidad y por eso, sólo él puede amarnos como necesitamos, curarnos y darnos las palabras de vida que necesitamos…

Por todo ello me sale una acción de gracias: “El Señor ha estado grande con nosotros”.

 

Agradecidos por la fecundidad eclesial del padre Jaime Bonet

agradecidos por la fecundidad eclesial del padre jaime bonet

La Archidiócesis de Granada da gracias a Dios por la persona del padre Jaime Bonet, fundador de la Fraternidad Misionera Verbum Dei fallecido el pasado 25 de junio, y la familia misionera nacida de su celo evangelizador e incansable predicación de la Palabra, en la Santa Misa por su eterno descanso presidida por nuestro Arzobispo.

La comunidad de la Fraternidad Misionera Verbum Dei de Granada oró por su fundador, el padre Jaime Bonet, junto con nuestro arzobispo y cuantas personas y comunidades de otras realidades eclesiales quisieron unirse también en la Eucaristía por su eterno descanso.

Y es que la iglesia parroquial del Sagrario de Granada acogió en el día de Santo Tomás Apóstol, el lunes 3 de julio, la Santa Misa por el eterno descanso del padre Jaime Bonet, presidida por nuestro arzobispo Mons. Javier Martínez y concelebrada por una docena de sacerdotes, entre ellos el Vicario D. Manuel Reyes y el rector y vicerrector del Seminario diocesano “San Cecilio”, D. Enrique Rico y D. Ildefonso Fernández-Fígares, respectivamente.

En la Santa Misa, nuestro arzobispo junto con los sacerdotes concelebrantes y fieles congregados oraron por el alma del padre Jaime Bonet y por su obra, al mismo tiempo que daban gracias a Dios “por lo que él significa y por su paternidad, y por lo que él ha generado”.

AGRADECIMIENTO
En su homilía, Mons. Martínez dio gracias a Dios por la persona, obra y fecundidad del carisma nacido del padre Bonet, incansable evangelizador y predicador de la Palabra. “Yo se las doy de todo corazón por lo que el encuentro con la Fraternidad ha supuesto como regalo, como don y como gracia en mi vida”, afirmó nuestro arzobispo. “Yo creo que apenas había sido yo nombrado obispo auxiliar de Madrid cuando fui a celebrar a Alcalá de Henares y con ese motivo pude conocer a la Fraternidad en Loeches, hace 32 años; y aunque creo que nunca me he cruzado con Jaime, he tenido tanto en Madrid, como en Córdoba, como en Granada, abundante oportunidad de ver la fecundidad de su predicación y de su ministerio”, explicó Mons. Javier Martínez.

Asimismo, nuestro arzobispo daba gracias a Dios por la proliferación de realidades eclesiales y nuevas formas de vida consagrada, surgidas especialmente tras el Concilio Vaticano II, y hoy muy reconocidas en el seno de la Iglesia. De estas nuevas realidades eclesiales y nuevas formas de vida consagrada Mons. Martínez subrayó la vitalidad –el “celo evangelizador”- que hoy tienen en la Iglesia por comunicar a Cristo a todo el mundo. En este sentido, Mons. Martínez apuntó que hoy de lo que se trata es de que “la Iglesia entera pueda aprender por qué esas nuevas realidades tienen vitalidad”.

Mons. Javier Martínez habló de la unidad que es el cuerpo de Cristo, la Iglesia, aludiendo al símil con el cuerpo humano, de forma que no todos los miembros son iguales pero forman una unidad necesaria unos para otros. “Los ojos no se parecen a las cejas, y las cejas no se parecen a las uñas, pero ojos, cejas y uñas trabajan al unísono; y si cae una mota de polvo en el ojo, la primera defensa es inmediatamente bajar la pestaña, y si eso no basta, el dedo acude en ayuda del ojo”. “Tenemos que aprender el sentido de la comunidad, el sentido de la comunión de bienes, el sentido de la unidad”, indicó. “Todos estamos al servicio de la gloria divina, de la belleza de Dios hecha presente en medio del mundo. Y el milagro que conmueve a los hombres es siempre la unidad”, explicó.

VERBUM DEI
La Fraternidad Misionera Verbum Dei está presente desde 1963 cuando se fundó en cien diócesis de todo el mundo, entre ellas nuestra Diócesis de Granada, con misioneros y misioneras consagrados, y también matrimonios misioneros, así como laicos dedicados “al anuncio de la Palabra y a la oración, que te lleva a predicar”, explicó la hermana Teresa Rodríguez, de la Fraternidad Misionera Verbum Dei de Granada, al inicio de la Santa Misa.

La Fraternidad y familia Misionera del Verbum Dei dio gracias a Dios por la vida de su fundador y a la Iglesia de Granada por la celebración de la Eucaristía, así como a los fieles congregados. “Él quiso que le llamasen Jaime, porque quiso darnos a entender que el único don es Dios, y esto ha quedado en nosotros como un legado. Para nosotros, Jaime fue un profundo y gran evangelizador”, explicó la hermana Teresa.

Nacido en Alquería Blanca (Mallorca), Jaime Bonet experimentó su vocación a muy temprana edad, a los 14 años. El padre Bonet fue sacerdote de la Diócesis de Mallorca y párroco, recibiendo la Ordenación Sacerdotal en Barcelona, el 31 de mayo de 1952. En 1960 el obispo Jesús Enciso Viana, lo destinó al Consejo Diocesano de Acción Católica con el particular cometido de impulsar el espíritu evangélico y apostólico. Desde el momento de la fundación del Verbum Dei, en 1963, Jaime fue dispensado por el obispo del trabajo parroquial, dedicándose a tiempo completo a la predicación de convivencias y ejercicios espirituales, además del seguimiento y orientación del naciente Instituto Verbum Dei. Hoy, la familia misionera Verbum Dei está presente en los cinco continentes llevando la Palabra de Dios para que todo el mundo conozca y ame al Señor.

Paqui Pallarés

 

Experiencia de oración de doce jóvenes

 

experiencia de oracion de doce jovenes

¿A quién buscas? Ha sido el lema de la experiencia de oración que vivieron 12 jóvenes en nuestro Centro Misionero Verbum Dei de Loeches del 12 al 15 de octubre. Bien se podría haber llamado, “encuentros” pues la experiencia trataba de que los jóvenes aprendieran a orar, a escuchar a Dios a través de su Palabra. Para ello todas las predicaciones se basaban en citas de “encuentros”, de Jesús, con los discípulos de Juan, con la Samaritana, con Zaqueo, con Mateo, los publicanos y pecadores, con María Magdalena, con Pedro a la orilla del lago… Porque cada uno de nosotros nos podemos identificar con cada uno de estos personajes. Porque cada persona anhela tener un encuentro con Jesús que transforme día a día su vida cotidiana y la llene de sentido.

experiencia de oracion de doce jovenes 2

 

Mejor que dos de ellos mismos os cuenten su experiencia.

 

Paula:
Este fin de semana, 12 jóvenes nos reunimos en Loeches para tener una experiencia de oración. Para mí, fue una experiencia nueva, ya que era la primera vez que lo hacía. Al principio estaba un poco nerviosa y asustada y, de hecho, el viernes, nuestro primer día de oración, acabé muy frustrada y agobiada porque no había conseguido entrar en oración ni dialogar con Jesús y pensaba que no podría hacerlo. Pero aun así, entendí que esto era un proceso largo y que no todo sale a la primera, ni siquiera a los misioneros, sino que requiere mucho tiempo y mucha práctica. Por ello, no me rendí y el sábado, nuestro segundo día, seguí adelante con muchas ganas. Tuve una experiencia muy diferente. Durante la primera parte de la mañana de silencio, entré perfectamente en diálogo con Jesús y pude escuchar lo que Él tenía que decirme, lo cual me alegró y me animó mucho. En la segunda parte de la mañana, Jesús me habló a través las personas, concretamente a través de Miguel, Clara y Gema, porque, aunque no estuve en el momento de oración, estuve con ellos contándoles un problema que tenía y, a través de ellos pude escuchar lo que Jesús me estaba diciendo. He aprendido que Jesús muchas veces nos habla por medio de la oración, pero muchas otras veces nos habla a través de personas y no nos damos cuenta.

Creo que muchas veces Jesús no está tanto donde le queremos encontrar, sino que está mucho más cerca y pasamos tanto tiempo buscándole donde creemos que está que al final le pasamos de largo, le perdemos. En esta experiencia de oración he aprendido a escuchar lo que Jesús tiene que decir en mi vida, pero sobre todo a estar mucho más atenta, a tener siempre bien abiertos los ojos, los oídos, y sobre todo, el corazón.
También he aprendido la importancia de la confianza que, al igual que en Lc 5,1-11, es lo que nos hace buscar y seguir a Jesús. Es importante que esa relación de confianza sea mutua, es decir, que yo confíe en Jesús y él confíe en mi porque de esta manera el camino será mucho más agradable y siempre sabré que tengo un amigo que me acompaña y con el que puedo contar en cualquier momento.

 experiencia de oracion de doce jovenes 3

Teresa:
Cuando los misioneros nos propusieron hacer una experiencia de oración en Loeches durante el puente del Pilar, mi primera respuesta fue no, como muchas veces me ocurre ante Dios, y es que en principio no podía ir, quería pero la universidad y estudiar parecía que iban a hacerlo imposible, sin embargo ver que alguien pone tanto empeño y facilidades para que vayas y lo experimentes te hace replantearte la respuesta inicial y es ahora que he vuelto cuando me he dado cuenta de lo mucho que lo necesitaba. Entrar en la oración todas las mañanas era difícil, pero las pautas de los misioneros ayudaban mucho y ha sido gracias a muchas de esas experiencias compartidas por ellos que he aprendido que escuchar al Señor es complicado para todos y que lo que Él nos muestra no es siempre tan fácilmente visible para nosotros o que a la hora de orar tienes que entregarle todo lo que tienes al Señor, incluso tus emociones negativas (tu cansancio, tu enfado…) y ponerlo en sus manos, dejando que Él te guie.

¿Qué ha sido lo que he recibido de esta experiencia? Pues un fin de semana en que he descubierto nuevas amistades, sobretodo una con Jesús, que demasiadas veces se me ha olvidado que está ahí y que me quiere tal cual soy. Me llevo una admiración enorme por el grupo de personas con que he compartido este fin de semana porque siendo todos tan diferentes tenemos en común el amor de Dios que nos hace querer dar siempre lo mejor de nosotros.